Anaman

  1. Inicio
  2. /
  3. Meditación - Mindfulness
  4. /
  5. Qué es meditación.

Qué es meditación.

“La meditación no tiene nada que ver con tratar de llegar a un determinado lugar, sino con permitirnos estar precisamente donde estamos tal y como estemos, y que, en ese mismo instante el mundo sea también exactamente tal cual es”.

Jon Kabatt-Zinn

 

MEDITACIÓN

Vamos al grano. A lo esencial en poco tiempo.
Sugiero estos dos videos, de 5′ y de 3′:

 

Como meditar en un minuto. 5′:24”

Como meditar en un minuto.

 

Buda, Ananda y el agua del río. 2′:24”

 

¿Qué es MEDITAR?

En realidad hay  muchas técnicas o formas de meditar. TODAS comparten un elemento común. Estar en presente, situarse en el aquí y ahora mentalmente. Mantener la atención en el momento presente siempre que podamos.

Es una práctica que consiste en observar continuamente el momento presente.

Si observamos la actividad mental, el flujo de pensamientos y sensaciones que emergen, la normalidad nos distraerá con alguna ocurrencia llevándonos al pasado o al futuro, o, entreteniéndonos con alguna idea insospechada.

Contrariamente a lo que muchos creen, meditar no consiste en mantener la mente en blanco, algo prácticamente imposible e irreal.

Olvidemos la filosofía, y sobre todo las meditaciones de Descartes. Situémonos en el polo opuesto, observando lo que viene a la mente sin discursear.

Tan pronto nos damos cuenta de que estamos pensando en algo, o siendo arrastrados por un discurso duradero, recogemos esa actividad y nos centramos en algún elemento que nos reconduzca a nuestro núcleo esencial, a nosotros mismos. Ese elemento citado más poderoso es la respiración, la observación continua de modo consciente de la respiración; otro puede ser sentir el cuerpo, porque el “sentir” se sitúa en la escala evolutiva antes que el “pensar”, cortamos con el pensamiento.

Otras técnicas incluyen memorizar una imagen, un sonido, entretenerse con una palabra o grupo de palabras sin sentido tendentes a romper toda lógica, lo que viene siendo un koan.

POSTURA:

Se realiza en una postura cómoda, sin tensión, que pueda mantener la inmovilidad absoluta todo el tiempo de la práctica.

La postura puede ser acostados en la cama. No la adoptamos en general porque nos dormiríamos, y si nos dormimos es porque tenemos sueño, y si tenemos sueño es porque no descansamos lo suficiente en esta civilización. Primera aportación del acto meditativo, nos confrontamos con nuestra realidad.

 – La postura no tiene porque ser como los asanas del yoga, inverosímiles muchas veces. Puede realizarse en un sofá, de pie, en una silla común. La razón de por qué los orientales adoptan un cojín y cruzan las piernas es pura y simplemente de intendencia, no tienen sillones y si los tuvieran para toda la población acabarían probablemente con los bosques.

 – Después de años de práctica y lecturas de neurociencia me di cuenta de que la mejor es aquella que nos permite tener y sentir los pies sólidamente plantados en el suelo, sentir esa firmeza . Los practicantes de zen adoptamos las “rodillas en tierra” en postura de loto o semi-loto. Obviamente no es la adecuada para empezar.

 – Esa postura ideal de pies planos y solidos en la tierra se complementa con una espina dorsal recta sin tensión, la cabeza elegante, el porte mayestático, sintiendo como si un hilo invisible de marioneta nos la tirara hacia el cielo.

 – Se añaden un par de detalles que matizan la situación: la mandíbula suelta, esbozamos una sonrisa.

Bien. Sabíamos que tal como estemos nos vamos a “poner” o sentar. Asumimos recientemente que si nos ponemos bien a nivel postural también alineamos la mente, le mandamos el mensaje de que todo está en orden para una correcta atención.

El maestro y eminencia budista Tich Nath Hanh, fallecido en 2022, usaba el término “atención correcta”.

 

MINDFULNESS.

Jon Kabatt-Zinn, médico y doctor en bioquímica del MIT ( Massachusetts Institute of Technology), practicante de yoga y meditación, ideó, a principios de los ochenta del siglo pasado, un protocolo a partir de estos ejercicios para aplacar el dolor psicológico en enfermos graves. Le llamó “mindfulness”, “mente de atención plena”.

Los “Psi”, tanto psiquiatras primero como psicólogos después, los aplicaron para calmar los trastornos de tipo emocional: ansiedad y depresión, hoy emergentes y dominantes en las sociedades de corte occidental.

Cuando se introdujo por primera vez en Francia en el hospital psiquiátrico Sainte Anne de París Cristophe André, su director, sabio humanista y gran divulgador, le llamó “ejercicios atencionales” para evitar resistencias.

Tardé en llegar en mis explicaciones a este término, “Mindfulness”, que se intercambia con frecuencia con meditación, y por moda acaba parasitándola de modo inmisericorde.

Comparten la atención continua al momento presente. En mi caso prefiero dejar el Mindfulness para el campo médico-terapéutico.

Asumo plenamente la denominación MEDITACIÓN.

Se confunde con frecuencia con la meditación occidental, referida al discurso filosófico puesto de relieve por Descartes en sus “meditaciones metafísicas”. Nada más alejado.

Meditando intentamos:

 – no seguir un pensamiento discursivo, o por lo menos intentarlo siempre que se pueda. Técnicamente, “tan pronto nos damos cuenta de que estamos dedicándole tiempo a seguir un pensamiento o un discurso, cortamos trayendo la atención al “aquí-y-ahora“. Equivale a lo que en el video titulado “Buda, Ananda y el agua del río”, el maestro enuncia así:

Ananda, no te metas en la corriente del río, permanece en la orilla”.

 –  sentir el cuerpo es más fácil. En la escala evolutiva el sentir está antes que  el pensar.

 –  situarnos continuamente en el  presente,

 –  si estamos muy agitados nos centramos en lo más poderoso, que es la respiración.

 –  sin juzgar. No hay bien ni mal. Esa es la práctica. Poco a poco conseguimos cada vez más situarnos en el “aquí-y-ahora”, en la corporeidad presente.

En el video de “cómo meditar en un minuto”. La duración de todo el video son cinco minutos, la práctica es un minuto. Hay algunos elementos que vamos a resaltar.

Lo importante es que mucha gente afirma no tener tiempo para meditar, con este video se comprobará que tenemos la posibilidad de aprovechar muchos minutos sueltos a lo largo del día.

Como meditar en un minuto. 5’:33

https://youtu.be/v1l8N5HtZk0?feature=shared

 

Constatamos. “Podemos hacer un cambio significativo del estado mental rápidamente”.

¿Qué sugiere este video en cuanto a postura y práctica ?

Postura:

 – Piernas firmemente plantadas. Podemos estar de pie o en una silla.

 – Si en la silla, las piernas en ángulo recto, reposando en los pies.

 – Bien erguido pero no rígido. A mis alumnos les pongo con frecuencia un folio en la cabeza indicándoles que es la corona de un rey o reina, mayestáticos en su postura, la corona no puede caer, si cae pierden el reinado. Por lo tanto, la cima de la cabeza está plana paralela al suelo, no se inclina.

 – Otra indicación para la cabeza es como si un hilo invisible de marioneta la tirase hacia el cielo, sin tensión.

 – La posición de las manos, cualquiera que sea equilibrada, simétricas y quietas.

Sentir la corporeidad en el presente aquí-y-ahora.

 – El elemento más poderoso es la respiración. Nos ancla al lugar. Nos permite ver y manejar nuestro estado emocional, aunque esto último requiere  cierta práctica.

 – Lo más normal es que nos distraigamos. La mente nos llevará reiteradamente a recuerdos situados temporalmente fuera del momento presente, ocurrencias mentales, sensaciones físicas disruptivas. Pongamos por ejemplo que nos pica algo o sentimos una incomodidad. La práctica exige que no nos movamos, simplemente observamos…..lo cual es dificilísimo. En realidad es un ejercicio de fortaleza, hay que estar muy fuertes para meditar.

Las instrucciones son muy sencillas:

 – “Permanece absolutamente quieto y observa continuamente el presente. Tan pronto te des cuenta de que te has distraído vuelve al presente”.

 – Postura digna, sólida, mayestática pero sin tensión alguna.

 – No juzgues nada de lo que te aflore. Simplemente observa, toma distancia

La práctica en sí es dificilísima.

Durante mucho tiempo confundí sencillo con fácil. Uno de mis alumnos, Martiño Fiz, me ilustró sobre la diferencia, le rindo homenaje.

Continuamente recibo aprendizajes de las personas neófitas que participan conmigo, tanto como de mis alumnos.

Asumo estos dichos de la sabiduría oriental.

Si enciendes una luz para los demás, también alumbras tu camino”.

La mejor manera de aprender algo es enseñándolo”.

Si quieres cambiar el mundo, empieza por ayudar a alguien que lo necesite”.

Sugerimos otro video elemental para ilustrar lo que se pretende;

Buda, Ananda su discípulo, y el río”.

Buda, Ananda y el agua del río. 2’:24

https://youtu.be/eK4YaqCwZb0?feature=shared

 

La naturaleza de nuestra mente es limpia y prístina. La tenemos turbia de múltiples ocurrencias, como hojas, barro, elementos sólidos que bajan por la corriente del río después de haber sido agitado por el paso de unas carretas.

Nuestro estilo de vida y nuestra civilización nos lían cada vez más impidiéndonos vivir plenamente. Está en la base de la epidemia de trastornos emocionales emergentes y hegemónicos hoy en día en la civilización occidental ( nos referimos a la ansiedad y depresión ).

El maestro sugiere a su discípulo que espere el tiempo necesario a orillas del río ( estado meditativo, estado de contemplación ) a que el agua vuelva a bajar limpia.

La gran lección se enuncia cuando dice: “Ananda, no te metas en la corriente del río, permanece en la orilla observando”.

Con frecuencia les participo a mis alumnos que a mi me vienen pensamientos de “rencor y rabia” y me dejo arrastrar brevemente por afán de resarcirme…..la procura meditativa exige tomar distancia, “permanecer en la orilla observando” sin juicio…..el elemento más poderoso que nos anclaría en la orilla es la respiración consciente….o cualquier otra técnica enunciada en esta redacción.

Pequeño Dragón le pregunta a Gran Panda, su amigo y maestro:

Tengo malos pensamientos, ¿ soy malo ? “ – “No, respondió G.P., las olas no son el océano”.

La meditación es maravillosa porque no hay bien ni mal, no hay nota, no hay juicio, hagas lo que hagas esa es tu práctica, ese es tu camino. Aflore lo que aflore a nivel mental no enjuiciamos, somos hospitalarios, damos paso y cabida a toda emoción y sentimiento.

La Meditación es una puerta hacia un mundo vastísimo de autoconocimiento y realización personal, de crecimiento espiritual y de terapia psicológica.

Cada paso es un triunfo”. Lao Tsé.

No importa lo lento que vayas mientras no te detengas”. Lao Tsé.

La meta no lo es todo, cada paso hacia la meta es una meta, son esas pequeñas metas que hacen la meta”. Confucio.

No preguntes dónde te va a llevar el camino. Concéntrate en el primer paso. Es el más difícil de dar”. Shams de Tabriz, maestro derviche de Rûmí.

No pido riquezas, ni esperanzas, ni amor, ni un amigo que me comprenda; todo lo que pido es el cielo sobre mi y un camino a mis pies”. R.L. Stevenson.

Si en tu camino no encuentras escollos, probablemente estés haciendo el de otro“. S. Zen.

 

La neurociencia demostró que es mucho más transformador la constancia que la aplicación intensa sin continuidad.

 

Comparte: